El Presidente de la República Ricardo Lagos, evaluó positivamente el primer año de vigencia de la reforma laboral, señalando que los pronósticos “desastrosos” que se formularon en su momento sobre este nuevo marco no se cumplieron.

“Se ha aplicado la reforma en un clima de tremenda tranquilidad. No hemos sido testigos de los efectos desastrosos que algunos pronosticaron y la aplicación de la nuevas normas no han generado conflictos significativamente superiores al interior de las empresas y tampoco han tenido efectos adversos en el diálogo”, planteó . Lagos valoró además la organización de los trabajadores, y recordó que este último año se han creado más de 900 sindicatos, cifra que duplica a los formados en 2001.