Cinco aviones para el combate de incendios forestales comprará el Ministerio de Agricultura con el fin de evitar el millonario gasto que significa el arriendo de estas aeronaves. Para ello se destinarían unos 600 millones de pesos, según anunció ayer el ministro del ramo, Jaime Campos.

Este año, Conaf se ha visto limitada para contratar horas de vuelo de aviones cisterna debido a que las tarifas se duplicaron, dijo el secretario de estado. “Por tal motivo, los dineros que teníamos para estos efectos nos ha permitido contratar solamente la mitad de las horas”, explicó.

Esto ha afectado a la Región del Biobío, por ejemplo, donde sólo se cuenta con un helicóptero a un costo de 2 millones de pesos la hora. De los 10 aviones que hay disponibles en la zona, nueve fueron contratados por empresas forestales.

El ministro Campos dijo que en estos momentos se están haciendo gestiones en Estados Unidos para la adquisición de las naves, aunque reconoció no estar seguro de que puedan estar disponibles para esta temporada. “Comprar aviones no es tan fácil como comprar calcetines”, graficó.